Caso Casas. No hay controles psicofísicos adecuados para los policías provinciales

31.07.2013 12:16
Un caso que causa conmoción en Concordia, una localidad de la provincia de Entre Ríos. El sargento Fabián Casas ejecutó de un tiro en la cabeza a su pareja, Mariana Jackeline Romero, de tan sólo 15 años, el domingo pasado al mediodía.
¿Cuál fue el pecado de esta chica? Querer ir a a almorzar con su abuela, a lo que esta bestia se negó.
Pero los delitos de Casas comienzan mucho antes, ya que embarazó a esta joven cuando ella tenía 12 años.
En resumen, estamos en presencia de un asesino y un pedófilo, porque a los 12 años no se puede hablar de consentimiento.
Cabe preguntarse cuáles son los controles psicofísicos que se hacen a los policías provinciales, para que un a persona como esta porte un arma y tenga a su cargo el cuidado de la ley.
Y esto vale no sólo para Entre Ríos, sino para cualquier provincia argentina. A poco de observar se puede comprobar que una gran cantidad de efectivos que no están en condiciones de cumplir su tarea y mucho menos portar un arma. Ejemplos sobran. policías que liberan zonas, que participan en robos, que abusan de mujeres o las menoscaban si hacen una denuncia por violencia de género.
Ni hablar del estado físico de algunos de ellos, portadores de una obesidad que no los dejaría perseguir a nadie, y mucho menos luchar con alguien. Esa impotencia física, unida al factor psicológico, tal vez sean algunas de las causas del gatillo fácil.
Las autoridades correspondientes de cada provincia tienen la palabra. La vida de muchos inocentes está en juego.