La matanza de qom promovida por el kirchnerismo

30.07.2013 11:30

En los últimos años se han vuelto recurrentes los ataques contra miembros de la comunidad Qom en Formosa. El feudo provincial montado por el gobernador  kirchnerista, Gildo Insfrán, ha construido el escenario para que, tanto las fuerzas de seguridad como grupos armados, asesinen a los integrantes de la colectividad originaria “La Primavera”. 

El principal objetivo de los grupos violentos que operan en la provincia apunta a amedrentar a Félix Díaz, máximo referente de los Qom. El líder aborigen debió afrontar el asesinato de su sobrino a mediados de enero, mientras que el último sábado una patota, vinculada al ejecutivo provincial, le propinó una feroz golpiza sobre su hijo Abelardo (de 21 años) quien se encuentra internado. Producto del ataque, también fue herido Carlos Sosa, otro joven de la comunidad. 

Los Qom vienen llevando a cabo una intensa lucha por recuperar sus tierras ancestrales, las cuales representan un potencial negocio para las grandes empresas asentadas en el norte del país, así como para el estado provincial. "Mi familia sigue siendo víctima de esta violencia generada por la provincia. Una y otra vez. A mí se me criminaliza por 'usurpar' nuestros territorios tradicionales", señaló Díaz, quien además aseguró que se quiere "retirar de la lucha”, porque no quiere que sus  “hijos paguen”.

 “Quiero retirarme tranquilo. No quiero seguir perdiendo familiares por esta lucha porque no es una lucha cualquiera, se trata de la vida misma", añadió el referente de La Primavera.

Dentro del manual kirchnerista sobre los derechos humanos parecieran no contemplar la lucha contra  los atropellos sobre los pueblos originarios. De hecho, desde el gobierno nacional, a través de sus aliados provinciales, se viene fogueando la interna dentro de los Qom, con la intención de dividir el reclamo, lo que en definitiva terminaría beneficiando a los capitales que tienen intereses en las tierras norteñas.  

"La estrategia de la provincia es tratar de convencer a algunos hermanos(de la comunidad La Primavera) aprovechándose de toda la necesidad que hay", denunció Díaz quien señaló a Hugo Arrúa, administrador del Instituto de Pensiones Provinciales, es uno de los funcionarios encargados de “intervenir en la comunidad” con el objetivo “de generar conflictos internos y bronca".

La diputada nacional de la UCR María Luisa Storani (foto)  repudió ayer la agresión sufrida por el hijo de Félix Díaz y responsabilizó al ejecutivo formoseño por lo sucedido. 

“El gobernador kirchnerista Gildo Insfrán tiene que hacerse cargo de los hechos de violencia en su provincia. El feudo de Insfrán no se construyó de la nada, es una construcción del Peronismo, ya que gobiernan desde 1995", advirtió la legisladora.

La organización Amnistía Internacional reclamó a las autoridades gubernamentales que "investiguen de manera urgente y pongan a disposición de la justicia" a los responsables del ataque sufrido el último viernes por Abelardo Díaz y Carlos Sosa, integrantes de la comunidad indígena formoseña.

La organización humanitaria envió sendas cartas al gobernador provincial, Gildo Insfrán, y al ministerio de Justicia de la Nación, conducido por Julio Alak, en las que pidió que se adopten las medidas necesarias para investigar los hechos y "resguardar la integridad física de todos los miembros de la comunidad". 

"Las reiteradas situaciones de violencia de los últimos años exigen la urgente intervención del gobierno nacional", indicó el organismo.

En el texto, Amnistía recordó que en los últimos dos años la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exigió a la Argentina que adopte "las medidas necesarias para garantizar la vida" de los qom.

Los crímenes contra el pueblo Qom se han acrecentado durante los últimos años ante la mirada cómplice del gobierno nacional. Cabe recordar, que el 23 de noviembre de 2010 un grupo especial de la Policía de Formosa, acompañado por matones y empresarios de la región, asesinaron a dos miembros de la comunidad originaria. Roberto López, quien a su vez era integrante de la corriente Clasista y Combativa, y Sixto Gómez, fueron las víctimas de la brutal represión que intentaba disuadir una movilización que reclamaba por el derecho de poder vivir y trabajar en sus tierras ancestrales.

Los Qom se encuentran en un total desamparo por parte del estado. La miseria a la que se encuentra sucumbida la comunidad desencadenó una nueva muerte el 25 de febrero último, cuando un niño de doce años falleció aplastado por un camión volcador de residuos, mientras se encontraba buscando alimentos en el basural municipal de Formosa.  

“Nos duele ver a nuestros hijos morir por causa del hambre que produce el Estado provincial por falta de trabajo. Pedimos a la ciudadanía y a las autoridades nacionales que se pronuncien a favor de la vida y escuchen los reclamos de los originarios", señaló en su momento  Félix Díaz.