Un ejemplo claro de desigualdad social en materia de salud

04.11.2014 17:12

El domingo 2 de noviembre hubo un corte de luz en el hospital Iriarte de Quilmes, no activándose automáticamente el generador provisto oportunamente por Edesur, que tiene una antigüedad de veinte años. Luego de varios reclamos a la empresa por parte del personal del hospital, se hicieron presentes recién una hora y media después.

En el interín, las enfermeras tuvieron que suministrar oxígeno manualmente a los recién nacidos; los que se encontraban en incubadora fueron colocados en el pecho de las madres para brindarles el calor necesario y en el quirófano la sutura de una cirugía hubieron de terminarla alumbrándose con teléfonos celulares.

En tanto, el lunes  3 fue internada en el sanatorio Otamendi y Miroli, con una infección, la presidente Cristina Fernández. No hubo problemas de cortes de luz, pero Edesur proveyó rápidamente un generador último modelo de manera preventiva.

Por supuesto que la presidente no es más que los pacientes del hospital de Quilmes, pero la desigualdad social en la salud volvió a verse con intensidad, esta vez encarnada en aquella que tiene el deber de combatirla.